viernes, 12 de mayo de 2017

Vecino adolescente

Entro a mi depto y veo un papel en el suelo con algo escrito a mano. Dice simplemente: “Skype marcos2002“. No le doy bola; hago un bollo con el papel y lo tiro a la basura. No voy a contactar a un desconocido sólo por que me anote sus datos en un papel y me lo pase por abajo de la puerta.

Foto desde la ventana 1
Al rato empieza a carcomerme la intriga. ¿Por qué a mí? ¿Habrá repartido sus datos por todos los departamentos o sólo en el mío? ¿Será alguna forma nueva de hacer publicidad?

Pasa media hora y no me aguanto. Saco el papel de la basura, agrego a este marcos2002 a mis contactos de Skype y le mando un “¿Quién sos?”.

Cuando llega la respuesta por poco me desmayo. Es una foto mía, en ropa interior, tomada desde afuera de mi ventana. Ningún mensaje, ningún texto. Sólo la foto. Segundos después llegan dos fotos más, todas de mí en ropa interior, y en medio de un acto muy íntimo.

Mi cabeza empieza a laburar a toda velocidad. Siento que me baja la presión. Me alejo de la compu y me recuesto en la cama para pensar mejor.

Foto desde la ventana 2¿Qué significa esto? ¿Es alguna clase de mensaje? ¿Alguien me está acosando? Instintivamente miro a la ventana. La persiana está baja. Menos mal.

Miro de vuelta el papel de los dos lados, a ver si encuentro algún indicio. Nada. Sólo la dirección de Skype.

¿Debería llamar a la policía? Para qué, no me van a dar bola, se me van a reír en la cara.

Me puteo a mí misma. Seguro que esto me pasa por andar haciéndome la trola. Quizás alguien me quiere extorsionar. Quizás es alguien mandado por mi ex para intimidarme, para que retire la demanda. ¿Qué hago? ¿Llamo al abogado? No, ni loca. Me va a putear en cuatro idiomas por haberme expuesto, y después me va a querer cobrar sus honorarios todos juntos y por adelantado.

Foto desde la ventana 3Siento que me falta el aire, que se me viene el mundo abajo. Quiero llorar, pero ni siquiera lágrimas me salen.

De pronto recuerdo algo que me dijo el profe de yoga, que en momentos de angustia trate de poner la atención en la respiración y de no pensar. Respiro lento y profundo, y logro calmarme un poco, aunque me es imposible dejar de pensar. Miro a la compu. En la ventana del Skype aparece un mensaje: “Hola”.

Me siento de nuevo frente a la compu. ¿Qué le digo?

< Quien sos?
> Me llamo Marcos tengo 15 años vivo en el departamento de atrás del suyo

No puede ser. ¿Será el pajerito de los binoculares? ¿Me quiere extorsionar un pendejo de 15?

< Que queres? Por qué me mandas esas fotos?
> Nada le mande la foto p k sepa quien soy

Suena honesto. E ingenuo. Pero me dio tremendo susto, se la tengo que cobrar de alguna forma.

< Está muy mal lo que haces. Voy a tener que decirle a tus padres.

Espero haberlo asustado un poco. Creo que sí.

> Noo
> Perdoneme
> Es que antes la miraba cuando salia al balcón
> Pero como ahora no sale tengo k espiarla por la ventana

Encima me trata de usted. Como para que, además de sentir miedo, me sienta vieja.

< Y como me sacaste estas fotos? Sos el hombre araña?
> Con un dron

Increíble. Toda la tecnología puesta al servicio del voyeurismo. Bueno, por lo menos ya estoy más relajada, aunque este pendejo pajero va a tener que pagar por el susto que me dio.

< Me diste​ un susto tremendo. Ahora no voy a querer levantar la cortina por miedo a que me espies.
> No por favor
> Le prometo k no le saco mas fotos

Hace 10 segundos lo hubiera querido ahorcar a este pibe, pero ahora me inspira ternura.

< Vos eras el que me espiaba con el largavistas el otro día?
> Si
< Que bonito eh!
> Perdon es que tiene lindo cuerpo

Mi amor. Con eso me compró. Me lo comería a besos.

< Esta bien, no importa. Decime que sentiste al verme?
> Me manche el calzoncillo
> Lo tuve que lavar y secar p k mi mama no se de cuenta

Me toma un rato procesar todo esto. El pibe se fue en seco mirándome. Me siento… no sé, halagada, excitada… con esta boludez este chico logró devolverme mi autoestima. Me ahorró varias sesiones con la psicóloga.

Este pibe algún día va a tener novia, va a perder la virginidad, se va a casar, etc., pero siempre se va a acordar de mí, la vecina que lo hizo acabar al dejarse ver desnuda, refregándose un pepino.

< Marcos, primero que nada, no me trates de usted. Me llamo Fátima. Ya me viste desnuda y me contaste algo muy íntimo, podemos hablar en confianza
> Bueno
< Querés mirarme ahora?
> Ahora no puedo
> Está mi mamá

Pobrecito. Lo invitaría a tomar la merienda. Pero no, en ese caso sí estaría abusando de un menor, mejor no me meto en quilombos. Pero si lo incito a que me siga espiando, ¿será un delito? Es un riesgo menor que puedo correr…

< Y cuando no esté tu mamá?
> Ahi si
< Bueno avisame cuando puedas verme
> Si

. . .

Me despierta el ruido que hace el Skype cuando llega un mensaje. Miro la hora. 23:30. Obviamente, el mensaje es de Marcos.

Continuará...


2 comentarios:

lefou darc dijo...

Hahahaha definitivamente me gustan mucho tus relatos, puedo imaginarlos con gran detalle, aun mas con esas imágenes. Son muy excitantes y fantasiosos. Saludos!

Anónimo dijo...

VAS A PAGAR

Publicar un comentario

 

Historias desde el balcón Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo