miércoles, 27 de septiembre de 2017

Preparando el calabozo

Con tanta actividad me había olvidado del tema por completo, hasta que Antonella me llamó por teléfono para avisarme que Rafael iría a su casa.

Ama y sumiso -¿Quién? -le pregunté.
-Rafael, el que le gusta que le peguen… ¿te acordás, que te conté...?

Cierto, me había hablado de este tipo medio masoquista, en quien yo podría descargar mis deseos reprimidos de castigar. Una excitación me recorrió toda la columna vertebral.

-¡Bárbaro! ¿Cuándo va?
-El viernes, así que tenemos esta semana para preparar todo.
-¿Qué tenemos que preparar?
-Vamos a convertir a este depto en un cuarto de torturas. Venite mañana así te cuento mis ideas. Vos también andá viendo qué se te ocurre, pensá que el viernes vos vas a ser la que dé las órdenes. Te digo que le conté de vos y de tus tendencias dómines, y se re entusiasmó. Quería venir mañana, pero le paré el carro, le dije que necesitábamos un poco de tiempo para prepararnos.

A Anto también se la escuchaba súper entusiasmada. Creo que su entusiasmo se debía a que este cliente siempre le había resultado difícil de satisfacer, y con mi ayuda podría darle exactamente lo que quería.

Ahora tengo tarea para hacer. Necesito aprender de qué se trata este asunto. No es sólo cuestión de ir, darle unos sopapos al tipo, y a otra cosa. Hay que armar una escena, interpretar un papel, actuar. Y tengo que hacer algo más: avisarle al profe de fotografía que para el viernes llame a la otra modelo. Espero que no se enoje y me reemplace...

Por lo pronto tengo que conseguirme material para investigar y ponerme creativa para que el próximo viernes pueda ser una buena ama y dejarlo contento a mi sumiso. Ya me está gustando la idea.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Historias desde el balcón Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo